CANCHA EN VERANO

Durante esta temporada de verano, las altas temperaturas están afectando la cancha con largas y fuertes olas de calor, además alcanzando temperaturas históricas.

La experiencia se repite durante esta época del año y como todos los años, nuestras variedades de césped de estación fría, en este tipo de zonas climáticas, presentan problemas y consecuentemente daños, como la perdida de cobertura por deshidratación asociada, entre otras cosas, a la exposición, viento e hidrofobicidad de superficies.

En esta época la recuperación del pasto es más lenta y las situaciones de stress tardan muy poco en transformarse en daños. También en estos días aprovechamos de hacer aplicaciones de herbicidas, cuya acción es más favorable con altas temperaturas y su efecto muy visible y de recuperación lenta, pero necesario.

El Área de Mantención toma medidas preventivas durante el resto del año (surfactantes, aireaciones, riegos localizados y productos específicos), pero en este período, se debe regar más la cancha y especialmente en los greens, se generan condiciones de mayor humedad. Por lo anterior, pedimos la colaboración de los jugadores, evitando circular por zonas afectadas, reparar piques y divots e informar sobre problemas en la cancha, con el fin de darles solución lo más rápido posible.

Cuando las temperaturas bajan y mejoran las condiciones climáticas, las superficies afectadas se recuperan, en un proceso que se repite año a año. Resiembras, champeos, fertilización y el clima adecuado para el césped, promueven la recuperación de las áreas afectadas.

Todos los años el personal del Área de Mantención hace lo posible para prevenir y mitigar los efectos del verano especialmente. Se espera que los próximos períodos estivales sigan la tendencia mostrada, por lo que estos esfuerzos permanentes seguirán orientados a manejar superficies de césped y recurso agua en forma responsable, sumando zonas de paisajismo de bajo consumo de agua, waste bunkers y zonas naturalizadas.